+34 952 93 00 33 menu
  • English
  • Español
  • Svenska
  • Русский
  • Deutsch

Vea más de 200 nuevas promociones en la Costa del Sol

La vivienda siempre ha sido considerada un valor refugio para muchos inversores. Un dato básico es que todo el mundo necesita una casa para vivir, ya sea comprando o alquilando.

En los años previos a la pandemia de COVID19, la inversión en viviendas en España había crecido notablemente. También es cierto que todo apunta a que la rentabilidad aumente y se recupere este 2021. La compraventa de viviendas registró en enero el mejor dato desde que empezó la pandemia, signo de que la recuperación está en marcha.
Es importante tener en cuenta que los momentos de crisis suelen generar más movimiento en el sector inmobiliario, ya que muchas personas deciden vender sus propiedades porque necesitan liquidez.
A esto hay que sumarle los interesantes precios que presenta el mercado; el surgimiento de nuevas necesidades habitacionales; la recuperación de la demanda y las hipotecas al mejor precio, ya que los tipos de interés están en mínimos históricos.
Es verdad que los bancos solicitan más garantías a sus clientes, pero también es cierto que deben vender sus productos, por lo que, si tienes ahorros o unos ingresos fijos, es un buen momento para conseguir una hipoteca con unas condiciones más favorables.
La inversión en vivienda puede rentabilizarse de varias formas. Podemos comprar una casa o un piso como vivienda habitual, como segunda residencia o para destinarla al alquiler.

Comprar para alquilar

La primera ventaja es que tendrás un activo que podrás vender en cualquier momento y generar ingresos mensuales regulares.
La situación económica actual y la imposibilidad de acceder a una vivienda en propiedad han hecho que la opción del alquiler gane mayor protagonismo.
En zonas demandadas, como grandes ciudades y zonas de turismo, alquilar es un proceso rápido.
En cuanto a temas fiscales, al alquilar una vivienda se tiene derecho a una deducción del 60% sobre el total de las rentas.

Comprar, reformar y vender

Otra opción que actualmente está cobrando gran interés por su buena rentabilidad es comprar una vivienda, reformarla y luego venderla.
No es necesario realizar grandes rehabilitaciones para obtener beneficios. Arreglar pequeños desperfectos o pintar la casa incrementan el valor del inmueble. Aunque es importante evaluar si adaptar la distribución, modernizar baños y cocinas, mejorar la eficiencia energética, entre otros, pueden ser una buena inversión.
Ten en cuenta que, si bien el mercado de inmuebles de segunda mano tiene un gran volumen, encontrar una vivienda en perfecto estado para entrar a vivir no es tan habitual.

En ambos casos, hay muchos otros factores que intervienen en la decisión. Veamos dos cuestiones fundamentales:
La elección de la zona:
No es lo mismo una zona turística, rural o una gran ciudad. Para tomar una decisión es importante la rentabilidad de la vivienda en la zona en cuestión. Al mismo tiempo, es importante estudiar el entorno y los servicios accesibles en la zona.
El presupuesto:
Para que el proyecto sea viable, es importante definir la cantidad con la que contamos realmente para la inversión. Esto incluye el valor de la vivienda y todos los gastos que se asocian a ello. Si vas a hacer una reforma debes definir el proyecto y su coste.

Y recuerda que nada mejor que consultar con un profesional con los conocimientos necesarios para asesorarte. Por eso, si estás pensando en invertir, no dudes en consultarnos. En Comprarcasa Hernán Bustos defendemos tus intereses.

Busque en más de 20,000 propiedades de segunda mano en la Costa del Sol