+34 952 93 00 33 menu
  • English
  • Español
  • Svenska
  • Русский
  • Deutsch

Vea más de 200 nuevas promociones en la Costa del Sol

Si bien una gran parte de la población prefiere ser propietario, debido a las condiciones laborales y la dificultad para acceder a un crédito, muchas personas continúan viviendo bajo un contrato de alquiler.

El contrato de alquiler con opción a compra es una buena opción para poder acceder a la compra de una vivienda ya que permite invertir el dinero destinado al pago del alquiler. Por eso, nos parece importante contarte las claves más importantes.

El alquiler con derecho a compra es un contrato doble o mixto compuesto por dos subcontratos: uno de alquiler y otro de compraventa.

El primero recoge las condiciones correspondientes al alquiler de la vivienda. Esto es el tiempo que el inquilino puede estar arrendando la vivienda (por lo general, entre 2 y 5 años), la renta que debe abonar mensualmente, quién se encarga de los gastos de la comunidad, el plazo para ejercer su derecho a compra y, en el caso que sea necesario hacer reformas, quién se ocupará de los gastos.

En el segundo, figura todo lo relacionado con la opción de compra. Debe incluir la voluntad del arrendador de vender la vivienda al inquilino si se muestra interesado en su compra, el precio de venta, las cuotas de alquiler a descontar del precio de venta y, en el caso de que exista, la prima por el derecho a la compra.

El precio del alquiler puede variar en función del IPC si el dueño así lo exige. El precio de la compraventa no puede ser modificado por ninguna de las dos partes,

Por lo general, implica un mayor desembolso inicial al tener que aportar una prima por la opción a compra. Esta suele ser mucho mayor a la cantidad aportada en una fianza. Si al final el inquilino no se decide por la compra, perdería la totalidad de esta prima a diferencia de una fianza. Más allá de esto, se puede desistir del derecho a adquirir la propiedad.

Si el propietario está de acuerdo, el inquilino puede prorrogar el contrato de alquiler. Aunque en este caso, la opción de compra caducará al ser dos contratos diferentes. También se puede perder la opción de compra si se retrasa más de dos meses en el pago de la renta.

Veamos las ventajas de este tipo de contratos:

Para el inquilino:

  • le permite convertir la mensualidad del alquiler en una inversión y en una opción de compra más flexible.
  • le da tiempo para ahorrar y así poder cumplir con los requisitos que le permitan acceder a un crédito.
  • Le da la posibilidad de conocer la vivienda “desde adentro” y saber si se adapta a sus necesidades.

Para el propietario:

  • mantiene ocupada la vivienda generando una rentabilidad
  • puede obtener beneficios fiscales
  • es una forma de asegurarse el pago mensual del alquiler en función del tipo de compromiso asumido.

 

Es importante buscar asesoramiento profesional para garantizarnos que todas las condiciones estén bien especificadas y sean correctas. En Comprarcasa Hernán Bustos estamos para ayudarte. Acércate a nuestras oficinas o haznos tu consulta por la web.

Visita nuestra agencia inmobiliaria

Comprarcasa Hernán Bustos

Av. de la Paz, 1 29630 Benalmádena, Málaga

952 93 00 33

https://hernanbustos.com/

Busque en más de 20,000 propiedades de segunda mano en la Costa del Sol